Budas Chi-Kung

TERAPIA ANTIEDAD: LA IMPORTANCIA DEL ESTIRAMIENTO INTERNO

Hace ya años, en una estancia de varios meses en la India, recuerdo ir con la que era mi pareja y en un mercado preguntar por maquillaje ayurvédico (Ayurveda es la medicina tradicional de la india). Recuerdo que la chica se nos quedó mirando con cara de no entendernos y nos dijo que no tenía.

En esa misma estancia, estudiando Ayurveda con unos doctores en dicho arte en una clínica, comprendí el por qué de la extraña mirada de la dependienta.

En el Ayurveda más tradicional, no se concebía la existencia de maquillaje “externo”, en Ayurveda si quieres tener una piel sana, joven y brillante, te van a invitar a que estés sano, joven y brillante en tu interior de tal modo que tu piel simplemente exprese tu estado de vitalidad y salud.

Lo mismo nos sucede hoy en día con las terapias Antiaging. Toda mi carrera profesional como profesor de yoga, tai chi, qigong, meditación, como acupuntor y terapeuta tuina, han estado alejados de “la belleza” preocupándome siempre por comprender cómo tratar de preservar o dar un empujón a mi salud y a la de mis grandes inspiradores, mis alumnos.

Esto me ha llevado a comprender que el trabajo que hoy les planteo hacer en  mis clases, es una verdadera terapia antiedad.

 

¿Por qué una terapia antiedad? ¿Qué genera el paso del tiempo?

Simplificando, me atrevo a decir que el paso del tiempo genera dos cosas.

  1. Compresión de estructuras y tejidos.

La gravedad, las posturas mantenidas a lo largo del día y la actividad física habitual, trabajan de un modo compresivo sobre el cuerpo, haciendo que los espacios en su interior cada vez se vean más reducidos. Esto es evidente en casos como el aplastamiento de los discos, el hundimiento del pecho por hábitos posturales que en la  madurez genera problemas respiratorios, artritis y artrosis de distintos tipos, pero también en algo tan evidente como contracturas y adherencias del cuerpo. Podríamos decir que el paso del tiempo, aprieta y comprime todo en nosotros haciéndonos perder espacio interno.

  1. Deshidratación de los tejidos.

Si comparamos el cuerpo de un recién nacido con el de un anciano, algo se nos hace evidente. La diferencia de hidratación de los tejidos.

El recién nacido esta rebosante de hidratación, mientras que la edad parece que de algún modo nos va secando. Creemos que este segundo proceso (relacionado con la elasticidad que discutiremos en otra entrada), es en parte una consecuencia del primero.

Ante esto, nos atrevemos a decir, que si queremos desarrollar una terapia antiedad  efectiva, tenemos que compensar estos dos procesos, y lo vamos a conseguir a través del estiramiento interno.

 

¿Cómo funciona el estiramiento interno?

En el trabajo de estiramientos internos, la primera vez que lo trabaje con el maestro Ilias Kalimintzos, experto en Yi Quan, me decía que el trabajo que el enseña y propone abre los pequeños capilares sanguíneos, es decir, proponía que a nivel de salud el trabajo de estiramientos internos lo que hace es abrir el espacio de los tejidos para poder recuperar el correcto flujo vascular en ellos.

No cabe duda que la diferencia entre el tejido de un anciano y el un recién nacido en parte se puede ver como que uno de ellos está más nutrido que el otro.

Si hablamos en la tradición China diremos que mejoramos el flujo de Qi, en la tradición India que mejoramos el flujo de Prana, y en la nuestra, que mejoramos la capilaridad sanguínea, los pequeños vasos que se van cerrando por pequeñas perdidas de espacio y que hacen que los tejidos de esa zona sufran consecuencias de un deficiente metabolismo y nutrición. ¿Acaso importa el nombre que le demos?

 

¿En qué se diferencian los estiramientos internos de los externos y habituales?

Señalaremos brevemente respeto a esto qué entendemos por elasticidad. Para nosotros, la elasticidad es la cualidad del tejido vivo. Cuando un tejido está vivo y nutrido, es elástico, se comporta como una camiseta de algodón nueva y de buena calidad, dónde se puede estirar cada centímetro cuadrado de ella en cualquier dirección manteniendo una tensión elástica que nos muestra su vitalidad. Cuanto el tejido se deteriora, envejece o muere, se vuelve rígido, y cualquier distensión lo puede romper. Elasticidad es el movimiento del bambú vivo, seco se rompe.

La elasticidad comprendida como acrobacia, es más laxitud articular que no liberación y revitalización del tejido vivo.

Definiremos a partir de aquí ambos tipos de estiramientos:

  1. Externos:

Son la puesta en tensión del tejido del cuerpo debido a palancas en las articulaciones o incluso las puestas en tensión del cuerpo a través de apoyos, cuerdas, pesos, el propio peso del cuerpo según el estiramiento.

Estos estiramientos, un ejemplo típico sería el de la bailarina, aunque es muy “elástica” todo este trabajo va generando por un lado laxitud en ciertas articulaciones y partes del cuerpo, y por otro lado al hiperextender una zona tiene a contraer la musculatura opuesta o antagónica generando también potentes compresiones en su cuerpo. Lo que estira por un lado lo comprime por otro. Son estiramientos que generan una gran aparente flexibilidad (te pones la pierna detrás de la cabeza), pero sólo están afectando a las grandes estructuras y los grandes tejidos, no centrándose su efecto en los pequeños tejidos.

Abren estructuras amplias del cuerpo, y se centran mucho en el rango articular (generando a menudo laxitud) trabajan también sobre los músculos grandes, pero creemos que trabajan sobre ellos de un modo burdo.

Como decimos, es el tipo de estiramiento de la bailarina y del gimnasta. Serán cuerpos en apariencia flexibles, pero no son sanos, sino llenos de lesiones, ya que su flexibilidad oculta en realidad rigidez y cierre de espacios en el cuerpo que genera compresiones y perdida de capilaridad en ciertas zonas del cuerpo.

Por desgracia, a menudo el yoga y ciertos qi gones se trabajan como si fuesen gimnasias deportivas.

 

  1. Internos:

En los estiramientos internos el palanqueo o postura que adopte el cuerpo, es un facilitador o un intensificador de ciertas acciones, pero es sin embargo totalmente secundario. Cuando uno desarrolla estiramientos internos, se entrena en ser capaz de poner en tensión distensiva sus tejidos independientemente de la postura que desarrolle, independientemente de que esté en un trabajo estático, o en un trabajo o rutina dinámica. Aclarar que hablamos de una tensión distensiva o puesta en tensión elástica del tejido, dónde el tejido tiene un tono muscular, no es una distensión que se produzca pasivamente por dejar caer peso en una zona o similar, sino una distensión activa.

El estiramiento internos se puede hacer incluso en una posición normal como estar de pie esperando el metro, se trata de desarrollar la habilidad de poder tirar de tu tejido en direcciones opuestas para distenderlo, sin necesidad de movimiento. Se desarrolla a través de “puestas en tensión distensiva del tejido”. Se centra además en la implicación simultánea de todo el tejido, de tal modo que no haya apertura en un lugar y cierre en otro lugar, no cayendo nunca ni en hiperextensiones o hiperflexiones, sino una implicación global del cuerpo que genera una tensión (distensiva no compresiva) elástica de modo total. Esta puesta en tensión distensiva global además lo que hace es “conectarlo”, es decir hacer evidente su integridad estructural.

Este tipo de estiramiento va afectando de modo más lento que el primero a las grandes estructuras, pero las va abriendo también. Es más lento porque trabaja sobre más tejido y cuanto más tejido impliques más tardas en abrirlo. Pero justo ese es su fuerte, trabaja sobre mucho tejido, sobre el pequeño tejido, queriendo abrir la capilaridad, flujo de qi, de prana o como queramos llamarlo en todo el cuerpo.

Este segundo tipo de estiramiento, se está tratando de explicar a través de las cadenas tendino-musculares-fasciales, o de las fascias en si, pero la realidad es que independientemente del concepto moderno que lo explique, es la esencia de las artes orientales clásicas.

 

¿Qué artes o sistemas implican este segundo tipo de estiramientos, los internos?

  1. El Yoga.

Las asanas, son especialmente conocidas hoy en día en occidente, y sean en trabajo dinámicos o en trabajos más estáticos.

Se suelen practicar invitando al alumno a desarrollar una actitud meditativa o contemplativa, lo cual es correcto y necesario, pero a menudo se piensa que el aspecto interno de este arte es sólo ese manejo de la mente.

A parte del manejo de la mente, debemos incorporar en el método de enseñanza cómo desarrollar estos estiramientos internos que se incorporen al aspecto más externo de la postura de yoga, sea en trabajos más estáticos o dinámicos, sino, estaremos relegando el aspecto físico del yoga a un trabajo gimnástico, una gimnasia consciente. Pero como decimos, es algo más.

En mis clases de yoga, suelo decirles a los alumnos que no me importa la postura (Asana) que adoptemos, sino lo que están haciendo dentro de su cuerpo mientras tanto. La postura lo que hace es intensificar ciertos aspectos de esta puesta en tensión interna de tejido. El trabajo dinámico tiene la gran dificultad de no perder nunca esa distensión conectada e integrada del cuerpo en el flujo entre posturas.

 

  1. Qigong y Tai chi:

Se basan en su aspecto físico completamente en el aspecto del estiramiento interno.

Estos trabajos de estiramiento internos se enseñan en trabajos estáticos que se consideran trabajos de estructura. Cuando estás quieto es más fácil entender y aplicar el concepto de estirar tejido dentro del cuerpo sin movimiento aparente. Este aprendizaje se desarrollar en los trabajos de Zhang zhong, abrazar el árbol, o similares. Por desgracia, sin las pautas adecuadas uno puede estar horas en dichas posturas sin jamás estirar el tejido interno.

Los trabajos de qi gong más dinámicos y que implican estiramientos, conllevan también estas pautas internas de estiramiento. Ante la ignorancia de las mismas, convertimos dichos sistemas en trabajos gimnásticos habituales, al igual que hemos señalado en el yoga, que aportan beneficios, pero perdemos esa generación o recuperación del espacio y de la pequeña capilaridad.

Al llevarlo al movimiento del tai chi, si no existe esa distensión interna que conecta el cuerpo, no hay integridad, unidad y ante ello no existe la posibilidad de un movimiento realmente e internamente armonioso, unido, ni desde el centro. (El centro en su aspecto material y físico está uniendo todo el cuerpo gracias a estas distensiones).

Estos sistemas tienen sin duda un componente contemplativo y meditativo, pero insistimos en que aquí nos hemos centrado en explicar que siendo sistemas contemplativos, usan el cuerpo, y tenemos que comprender cómo los usan y que hay un componente interno puramente físico, aunque es verdad que para conseguirlo la mente va a tener que estar muy sensible y proactiva (si queremos contemplativa) en el cuerpo.

Conclusiones

Vivir es maravilloso, y tiene muchas implicaciones, entre ellas, la compresión del espacio dentro del cuerpo, que es un proceso natural de envejecimiento.

Todos tenemos que envejecer y eso es bueno porque significa que vivimos, es inevitable ese proceso, pero lo que si podemos hacer disminuir la velocidad de esa compresión del cuerpo, y mejorar la calidad de nuestra vida para mantenernos sanos y funcionales independientemente de la edad.

El trabajo adecuado en estos sistemas entre otros muchos beneficios,  es el de convertirse en una auténtica terapia antiaging al “abrir” espacio allí donde lo hayamos perdido.

Comprender esto, nos abre también un camino hacia la salud y nuestra responsabilidad para con ella.

 

Abel Alamillo.

www.aryteom.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba